sábado, 10 de septiembre de 2011

El amor ni se exige ni se impone


Me pesa ser un hombre bueno, sentir como propio el daño ajeno, amar con arrebato y entregar la vida por un beso. Me pesa, sí, pero me pesa por observar cierto egoísmo en cuanto doy, en cuanto siento y en la entrega del amor porque espero ser correspondido de igual modo y, eso más o menos, es un trueque que desdice la bondad que presumía.


Mas, el desengaño, la pérdida de un amor que le hacías tuyo, entraña sufrimiento, dolor y pesar, se cierran las ventanas al futuro y la angustia oprime el corazón hasta el ahogo. Y… ¿qué hacer cuando el sentimiento esclaviza a la razón? Se me ocurren estos versos por si en ellos encuentro la respuesta sabiendo que el amor, ni se exige ni se impone:

Haber vivido mucho
nos muestra los colores de la vida,
todos lo sabores de la fruta,
la quinina con toda su amargor
y la acidez del vino rancio.



Es un bagaje
que fue recopilado en la andadura
de cada tramo,
y triste es olvidar
que en ellos,
son parte del rosal
la rosa y las espinas.



Los besos se desgastan,
se acaban las palabras
y se olvidan promesas y suspiros,
pero…
a uno de los dos, como la muerte,
le llegará más tarde
el soplo del olvido.

Sí, ser bueno pesa.
   ____.___     
.

4 comentarios:

Oréadas dijo...

El paseo de la vida es todo un aprendizaje.
Un besito Carlos

María dijo...

Amigo Carlos:

El amor es entrega, es no pedir nada a cambio, es ofrecer, es compartir, es abrazar y sentirse uno abrazado, pero nunca debe ser esclavitud ni sentirse encadenado.


Porque la vida está llena de momentos dulces, pero también amargos, porque no siempre es de color rosa lo que vemos, también tiene su color oscuro, igual que una rosa tiene pétalos suaves, también tiene espinas que pican y hace daño.


Cuando el amor se desgasta y se convierte en desamor, el corazón se rompe en pedacitos.



Como siempre, estar en tu rincón, envuelto en sensibilidad es un placer, amigo mío.


Un beso de tu ventana a la mía.

stella dijo...

Siempre hay uno que ama más, por tanto el olvido es más dificil
Me alegra mucho volver a leerte Carlos
Un abrazo
Stella

aguamarina dijo...

Me atrajo el tìtulo y el poema me atrapò... un gusto leerte en tu blog!

recibe mi afecto

aguamarina