sábado, 3 de abril de 2010

3ª carta que me escribo.




Soledad
*
 

Hoy es un día como tantos, como muchos, casi como todos, todo sigue igual en el mundo que me envuelve; vegeto entre la calma de un tiempo que el reloj detuvo perdidas las agujas de las horas. La vida es un hastío cuando la soledad te cerca y no hay más objetivo que mirar tras la ventana esperando que los cuerpos alarguen sus sombras. Hoy, se asoma el desencanto porque el silencio ahogó la primavera de un corazón esperanzado y vuelve la moviola a recordarme la efímera ilusión del pensamiento fiado en la ignorancia.

Sé que estoy en el tiempo y lugar equivocado, que nací tocado de nirvana y no asumo la renuncia al canto de otros dioses.

Y aunque me batan las olas cuanto quieran, alfombren de piedras mi sendero, de espino las veredas y un abismo de vacíos cerque el paso, no logrará el Destino acallar el grito de mi alma que clama en el desierto.

Prisionero de un sentir nunca vivido, seguiré soñando, y creyendo que el mundo es diferente, que un día romperán las cadenas que me enclaustran y el dios de las bondades me mostrará la senda.

Pero… pueda ser, que llegue tarde.

__________._________

 

 

 

Carlos Serra

13 comentarios:

Narci dijo...

Ojalá llegue a tiempo ese dios de las bondades, para ti y para todos.

Preciosa carta, Carlos, muy en la línea de las anteriores, y quizá cada vez más profundas.

Besos
Narci

Maria Varu dijo...

soledad, amiga y compañera del alma, siempre presente, siempre dispuesta a acompañar nuestras horas... a ella le debemos el encuentro de nuestra mirada y su expresión, a ella el descubrir la sombra alargada cuando se acerca la tarde, a ella el sentir de nuestros adentros... a ella le debemos... el caminar de nuestras letras, la poesía de nuestros poemas y el vuelo de nuestros pensamientos...

besos Carlos

Luisa Arellano dijo...

Bendita soledad que te hace escribir, para nuestro disfrute, cosas tan bellas.

Gracias por tanta sensibilidad.

LUMARZU dijo...

Muchas veces sentimos que la soledad no se nos es benigna y muchas otras la amamos porque en ella nuestras alas no se ven claudicadas o comprometidas, finalmente yo, sintiendo tantos significados de solitario caminar, pienso que con ella o sin ella,dependerá de cada quién sentirse solo/a, porque así lo pensamos,¿cuantas veces en compañía, esa soledad nos abruma?
Hoy siento que tu soledad sola, nos ha permitido llegar a ti, leerte y disfrutar ese monólogo de letras que ahota aplaudo.

Un placer aterrizar en tus espacios.
Abrazos
Lucy

Carlos Serra Ramos dijo...

Ojalá, querida Narci, Ojalá ese dios nos alumbrara a todos para encontrarle sentido a nuestro arribo al mundo.

Mi beso, amiga mía.
..............Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

Hola, María:

Expresas bien el lado positivo de la soledad, es cierto que también tiene grandes compensaciones, aunque depende de las circunstancias por las que se siente.

Gracias por tu visita, querida amiga y compañera de Grupo.

Un gran abrazo, poeta.
...........Carlos

criss dijo...

Hola Carlos.
Encantada de conocerte y gracias por los amables comentarios vertidos en mis nubes. Gracias por tus consejos, aunque pienso que aun realizada la firma de una creación, sea cual sea siempre le pedimos más.

La carta a ti mismo es de una gran sensibilidad y buena composición.

Yo también hago mis pinitos con la pluma pero... Entre mis abalorios y cuadros, la verdad me queda poco tiempo para esto, por eso, cuando hago entradas en mis blogs aprovecho y de vez en cuando escribo algo.

La foto de tu tercera carta bien valdría un óleo.


Un afectuoso saludo.
Cristina Ledo

Carlos Serra Ramos dijo...

Luisiiiii, que la soledad no es buena, sobre todo cuando estás acompañado. Acostumbrado a navegar solo todos los mares (metáfora) nunca renegué de la soledad, jejeje, menudas bacanales.

Pero bueno, te lo acepto por tu buena intención.

Mis besos, encanto de muhé.
.......................Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

Lucy, amiga recién estrenada, y que me resulta de lo más grato. Parece que hemos coincidido entre tu comentario y mi respuesta a Luisi.

He pasado casi veinte años viajando más de la mitad del tiempo y pocas veces sufrí esa soledad, amo sobre todas las cosas la libertad, ser dueño de tu tiempo, hacer y deshacer según te apetece, no respeto ni los horarios, como cuando el estómago lo pide y duermo cuando me rinde el sueño, para mí eso ha sido lo mejor de la vida. Pero, como dices bien, hay soledad que en nada se asemeja a esa de andar solo ¿verdad?
De mi poema "Somos viento"

...Y estamos, nos sabemos tras el horizonte
con un pensamiento en cada flor,
en cada ola que ondula el mar que nos separa,
en cada atardecer, o en el azul del cielo.

Y en cada soledad
que entre la multitud se ahoga.


Gracias por tu visita, me encanta tu expresión, Lucy
Te envío un beso en las alas de Eolo.
...........Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

Hola, Criss:

Pues reten las ganas de retocarlos, y si no, haz como yo que ntes de firmarlos pasan meses, pero con los retoques constantes que siempre estamos tentados a relizar, no podemos apreciar nuestro crecimiento, por eso te lo decía. Insisto, tienes una buena noción de la perspectiva y buen dibujo, una y otra virtud son imprecindibles para este arte.

Escribe, Criss, apuesto a que puedes hacerlo, el artista, ese ser que lleva en la sangre la necesidad de crear le motiva todo lo que ve para plasmarlo con los pinceles o las letras.

Dices en tu perfil que trabajas en bisutería, otra forma de crear, yo fui joyero hasta mis treinta años y diseñar una joya, sea en oro o un material menos noble, es innovar, crear un nuevo modelo. Así que anímate y escribe, amiga extremeña (más arriba verás a Luisi que también es de ese hermoso paisaje)
Un gran abrazo con gran afecto, Criss.
...........Carlos

la base de mis soledades dijo...

Cuando el peso de las cadenas ya no exista por que asi se ha decidido entonces el corazon sera Libre. La soledad puede ser en muchas ocasiones la mejor oportunidad de entrar en uno mismo.
Gracias por pasar al espacio de las Soledades.

Carlos Serra Ramos dijo...

Hola Bas, mi nueva amiga si me lo permites.

Precisamente ayer, antes de leer tu comentario, mientras tomaba un café penetré en mis realidades y advertí que no siempre hay que romper las cadenas, basta aligerarlas y eso puede suceder al valorar objetivamente lo bueno que posees y adormecer los sueños imposibles.

Me ha resultado grato "conversar" contigo, me causas la sensación de ser una persona analítica que piensa en profundidad y sabe lo que dice.

Tienes mi afecto, Bas.
...............Carlos

María dijo...

En la soledad de uno mismo se puede encontrar ese rayo que desprende el sol y esa soledad puede llegar a abrazar, soñar, sentir, amanecer en un lindo despertar, donde el tiempo se hace maravilloso, donde la paz te alcanza y te abraza, donde las palabras pueden parecer arte, como las tuyas, escribes como un gran poeta, con sentimiento, con profundidad.

Es un placer leerte, aquí, allí, o allá.

Un beso.